El internet, la redes sociales y las caricaturas han normalizado y romantizado la obesidad en los gatos, haciéndolos ver lindos y tiernos, pero la realidad es otra.

LEER Hablemos de gatos gordos