El 10 de diciembre de 1948 la ONU aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos después de la Segunda Guerra Mundial, conflicto en el que murieron 60 millones de personas. 49 años después, en 1997, varias organizaciones decidieron sumar a esta importante fecha la reivindicación de los derechos de todos los animales.

Todos los animales tienen el derecho a existir y tener vidas libres, plenas y sin sufrimiento, no importa su especie ni los beneficios que pueda traernos a los seres humanos.

Debemos entendernos como parte de un conjunto de organismos vivos que cumplen funciones fundamentales para el equilibro natural y que no somos una especie superior con el derecho de explotar, masacrar y torturar.

En el Día Mundial de los Derechos de los Humanos y los Animales, piensa tu papel en el mundo y cómo tus acciones afectan no solo a los de tu especie, sino a otros individuos que como tu, quieren vivir.