Estamos en una crisis humana causada por un virus que nos tiene en jaque. Estamos arrinconados, en cuarentena y con la mayor incertidumbre de los tiempos modernos. Pero ¿por qué estamos en esta situación?

Nuestra relación con la naturaleza, específicamente con los animales, es abusiva, cruel y muy, pero muy poco salubre. Se cuentan por decenas las enfermedades que nos hemos contagiado a partir de esta relación enferma, no solo por el consumo y tráfico de fauna silvestre, sino por el consumo y cría de animales como cerdos, gallinas y vacas, o sino recordemos a las vacas locas, a la gripe aviar o la peste porcina. ¿De quién es la culpa? Nuestra. No hay forma siquiera de culpar a los animales, somos nosotros con nuestro sistema corrupto y ambicioso quienes hemos provocado estos brotes letales. Entonces ¿no es hora de reconsiderar el consumo de carne? ¿No es el COVID19 una muestra de que debemos cambiar nuestras costumbres?

Piénsalo