“La tierra es nuestra única accionista”: así se titula la carta que Yvon Chouinard, fundador de la compañía de ropa de aventura Patagonia escribió para entregar todas las ganancias de su compañía a la protección del planeta.

Este no es el blanqueamiento de ningún empresario, la economía basada en la extracción ilimitada de recursos no tiene futuro, pero su acción es valiente y arriesgada en un mundo dominado por el capital.

En su carta, Yvon hace un recorrido por el compromiso que su empresa ha tenido en la protección de la Tierra: Primero empezaron a usar materiales que causaban menos impacto en el ambiente, después empezaron a donar el 1% de sus ventas cada año, se certificaron como compañía Corp B y en el 2018 cambiaron el propósito de la compañía a “Estamos en el negocio para salvar el planeta”.

Debido a la creciente crisis climática y ecológica que vivimos y al inminente colapso de nuestra sociedad, el fundador de Patagonia buscaba desesperadamente la forma de aumentar el dinero para luchar contra la crisis, manteniendo intactos los valores de la compañía. Así que en lugar de vender y arriesgarse a que otro dueño no cumpliera con estos valores, decidieron usar todas las ganancias de Patagonia para proteger, como él dicen “la fuente de toda la riqueza”. Chouinard termina la carta recordando que a pesar de la inmensidad de la tierra sus recursos no son infinitos y está claro que hemos excedido los límites.

Al rededor de 100 millones de dólares que genera Patagonia anualmente se destinarán a proteger reservas ecológicas en todo el mundo, mientras tanto otros billonarios usan aviones para distancias de 10 minutos y nosotros somos culpables de darles nuestra atención y nuestro dinero.

Si te gustó, ayúdanos compartiendo, dándole me gusta y comentando tus opiniones.