El 14 de noviembre los ríos Atrato y Andagueda se desbordaron inundando varios municipios y haciendo que mucha parte de la población resultara damnificada. Dentro de esa población hay un montón de perros y gatos que necesitan ayuda y que están todavía más olvidados que los humanos.

Para nadie es un secreto que el departamento del Chocó es una de las zonas más abandonadas el país. Pareciera que para lo único que nos importa es para extraer sus recursos naturales o ir a ver ballenas. Pero los habitantes del Chocó, humanos y de otras especies, han sido históricamente olvidados y en este momento están pasando por momentos muy difíciles.

Por eso, gracias al apoyo de la HSI, en dos días estaremos viajando a la zona a llevar varias toneladas de alimentos y servicios gratuitos para todos los animales que podamos. Un equipo de avanzada saldrá el 2 de diciembre hacia Quibdó, donde instalaremos nuestra central de operaciones y el 4 llegará el resto del equipo. Visitaremos principalmente el municipio de Lloró y su corregimiento Boraudo y en el municipio de Atrato, comunidades como Doña Josefa, La Molana y el Arenal.

Gracias a la donación de Solla tenemos media tonelada de alimento concentrado que ya nos espera en Chocó, pues los amigos de BRAC, que viajaron hace un par de días, nos hicieron el favor de transportar la donación hasta la zona. El resto de concentrado lo compraremos directamente en Chocó, y así poner un grano de arena en la reactivación económica de la zona. Las alcaldías de ambos municipios nos apoyarán con el transporte terrestre desde Quibdó del alimento, los insumos y nuestro personal. Además se suma el apoyo logístico de la fundación Colombia cuida Colombia, que nos apoya con el bodegaje del alimento mientras llegamos a la zona y nos estarán acompañando a algunas comunidades.

Hemos tenido días llenos de trabajo, comprando todo lo que se necesita, empacando, no puede faltar ni una aguja. Como siempre, estamos comprometidas con que la atención que se preste en el sitio sea responsable, de calidad y que no se limite solamente a lo asistencial, trabajaremos con las autoridades locales para buscar la inclusión de los animales en los planes de atención.

Son muchas las comunidades del país que ya sea por la pandemia o por los desastres, están pasando momentos muy difíciles. Imagínate si en lugar de dar una camiseta a alguien que no la necesita, mejor le cambias la vida a una familia, si en lugar de un juguete que terminará guardado en una caja, mejoras la calidad de vida de toda una comunidad. Hagámonos ese propósito, dejemos de mercantilizar los sentimientos, mejor hagamos cosas por los demás, por los que están pasándola mal, demostremos que esta pandemia nos está volviendo mejores seres humanos. Además, dejemos de pensar que las posesiones materiales son lo que nos hace felices.

Si quieres ayudar a las comunidades del Chocó, o a Las Golondrinas en Medellín, o simplemente quieres apoyar nuestro trabajo de protección animal, haz una donación. Nuestra cuenta de ahorros es 23897497221 Bancolombia.

Hagamos de verdad que la Navidad deje de ser una época de derroche, de destrucción, de consumo desmedido y démosle el verdadero significado del amor y la solidaridad.