En la entrada anterior vimos que el plástico inunda nuestra vida diaria y veremos entonces, cómo reemplazarlo con pequeños cambios.

¡Lo primero es dejar la pereza! Nos hemos acostumbrado a la facilidad de obtener todo en la puerta de la casa, lo cual siempre genera una gran cantidad de residuos. Evita los domicilios, ve a la tienda, camina, levántate de la silla. Aprende a cocinar y haz tus propios alimentos en casa, así evitarás todos los desperdicios indeseables.

Siembre lleva una bolsa de tela en tu cartera o maletín, son pequeñas, compactas y fáciles de llevar, así, cuando compres algo en la calle, tendrás dónde meterlo y no requerirás las bolsas plásticas. Compra a granel y almacena en potes o cuencos devidrio o acero inoxidable, esto te ayudará a comprar solo lo que necesitás y a evitar los envoltorios plásticos y los recipientes de ese material.

Regresa a los juguetes de madera (producida responsablemente) y no de plástico, así les enseñarás a los niños desde pequeños, la importancia de cuidar la Tierra donde viven y cuando hagas sus celebraciones, decora con materiales amigables con el medio ambiente.

En nuestro último post de #JulioSinPlástico, conoceremos algunas personas y entidades que están trabajando y educando en una cultura de consumo cero de plástico y que pueden ayudarte a lograrlo.

  • Reemplaza el plástico en la vida cotidinana
  • Reemplaza el plástico en la vida cotidinana
  • Reemplaza el plástico en la vida cotidinana
  • Reemplaza el plástico en la vida cotidinana
  • Reemplaza el plástico en la vida cotidinana
  • Reemplaza el plástico en la vida cotidinana