Desde el 13 de mayo la ciudad de Wuhan impuso la medida que tendrá una duración de 5 años. Debido a que en un mercado de esta ciudad se inició el brote de la enfermedad, las autoridades decidieron cerrar este mercado desde el 1 de enero y tomar medidas en toda la ciudad.

Aparte de animales del mar, los mercados ofrecen una gran variedad de animales silvestres como zorros, cocodrilos, cachorros de lobo, salamandras gigantes, serpientes, ratas, pavos reales, puerco espines, coalas, etc.

No solo en Wuhan se tomó la medida que incluye a los animales criados por humanos, sino que toda la provincia china de Hubei deberá obedecerla. La regulación incluye fauna silvestre y sus productos y prohíbe el consumo de cualquier animal silvestre terrestre y de especies marinas en peligro de extinción o con algún nivel de protección.

Ninguna organización o individuo podrá producir, procesar, usar o comercualizar fauna silvestre o productos derivados que se estipulen en la regulación. Esto incluye la cría, transporte, intercambio o envío.
Los ciudadanos tampoco podrán promover el consumo de estos animales en actividades publicitarias, señales o recetas.

Las autoridades incrementarán las inspecciones en mercados, hoteles, restaurantes, plataformas de comercio electrónico o compañías que procesen alimentos.

El gobierno chino ha prometido un programa de ayuda financiera y de sustitución de actividad económica para las personas cuyo sustento es obtenido a partir de la caza, cría y comercialización de fauna silvestre.